miércoles, 14 de marzo de 2007

LA MERIENDA

Y quien no recuerda aquellas deliciosas meriendas con los pastelitos Bimbo? Mi preferido era la Pantera Rosa (simplemente deliciosa), el Tigretón, el Bony...

También me acuerdo de los bollitos Panrico, en especial del Búlgaro y los deliciosos tronkitos . Gracias a estas meriendas tan ricas, pudimos coleccionar aquellos magníficos albumes de cromos como "el libro de las Adivinanzas" "el Porqué de las Cosas" y el que más me gustó fue el de "las Mariposas más bellas del mundo", albumes que aún hoy conservo. Colecciones que han pasado a la historia y que eran entrañables.

Y como no acordarse aparte del colacao claro, de ese otro cacao que había en los 70 "el Phoscao", tenia un olor buenísimo y estaba delicioso.

Pero yo creo que una de las meriendas más habituales de los niños de la época era la rebanada de pan con leche condensada "que rica" yo en vez de en pan, directamente cogia la lata y me la comia a cucharadas, el bocadillo de tulipán con azúcar o chorizo, el rico bocadillo de Nocilla de 2 sabores.

Todos estos alimentos hoy los nutricionistas no los recomiendan, pero antes era lo que los niños desayunábamos y merendábamos y estabamos más sanos y no engordábamos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿De verdad merendabas y desayunabas eso :O?
Yo nací un año más tarde que tú y desayunaba leche con galletas, tostadas o cereales. Y de merienda, un bocata.
Los phoskitos y todas esas cosas, sólo el domingo...
Qué curioso.
Luna.

URKO dijo...

¡Las rebanadas de pan con leche condensada...! ¡Síiii!. Entonces solíamos merendar esas cosas. A mí particularmente el recuerdo de una de esas rebanadas de pan con leche condensada es uno de los más evocadores de la infancia. Y el pan con chocolate y el Phoscao que mencionas.

Buen blog el tuyo, Nerea.

Anónimo dijo...

Dices que los niños estaban más sanos entonces que ahora. No creo que sea tanto una cuestión de nutrición. Lo que ocurre es que los niños de hoy, especialmemte los de las ciudades, no suelen jugar en la calle y tienen una vida mucho más sedentaria que los de antes en todos los sentidos. Y eso se nota. Los pobres no saalen tanto a la calle como cuando nosotros éramos niños. Pero claro: el tráfico, la inseguridad ... la calle está llena de peligros para ellos.

Nerea dijo...

pues si de verdad desayunaba y merendaba eso, era lo que más me gustaba, el pan con leche condensada quizá fue de años antes pero a mí me encantaba....